Acercándonos a nuestro cuarto de mancomunión entre profesionales preocupados por el ámbito social, decidimos crear y otorgar anualmente, el Premio de Periodismo “Alberto Hurtado Cruchaga”.

Su objetivo es estimular a quines se han distinguidos en esos propósitos solidarios, a través de su diario quehacer en entidades o empresas en las que contribuyen diariamente.

Nuestro Club de La Prensa ha dispuesto otorgar la Distinción ya mencionada, como una manera de proyectar y enaltecer la inspiración que en cada uno de sus afanes ha ejercido el ejemplo de san Alberto Hurtado; plasmada en la solidaridad entendida como actitud, no sólo de ayudar a los necesitados, sino tratar de lograr el bien común como un hecho continuo y proyectable, sin buscar intereses personales.

El Galardón se otorgará a periodistas e instituciones que, por su quehacer positivo, han trascendido hacia la opinión pública como ejemplos de generosa entrega, sin mirar a quien y teniendo como único norte la satisfacción de haber dado el máximo de sí mismos, sin buscar ni honores ni alabanzas superfluas.

En esta primera versión buscamos personalidades entregadas en causas sociales y comunitarias; autoridades que van más allá de las tareas para las cuales han sido elegidas o designadas; funcionarios públicos y privados, que marcan su accionar con el sello de servicio; empresarios preocupados de las buenas relaciones con sus trabajadores; profesionales de distintos ámbitos que aportan voluntad para un Chile más solidario, y –por cierto- a colegas periodistas, preocupados de desarrollar una labor seria y responsable desde sus distintos roles en el campo de la comunicación social o académica.

Se estableció el nombre de Alberto Hurtado Cruchaga, en homenaje al apreciado Santo, quien es recordado por sus diversas actividades de bien social, entre las que se incluye el Hogar de Cristo, la revista Mensaje y la acción Sindical chilena, entre otras.

Su impronta y recuerdo, sin duda, permanecerán en el tiempo. Y su tan popular frase: “Contento Señor Contento”, seguirá resonando en los espíritus y mentes de todos los chilenos.

Su nombre se hizo parte de nuestra memoria, su pensamiento será una inspiración siempre presente para construir un Chile más justo y, entre todos, un compromiso a seguir luchando por los principios tan arduamente defendidos por San Alberto Hurtado, como son la justicia social y el amor a los pobres.

En su plenitud como en su agonía fue un líder donde dejó de manifiesto cómo debe respetare siempre la dignidad del ser humano. Siempre será bueno tener presente el mensaje de San Alberto Hurtado, a quien, el ex Presidente de la República, Ricardo Lagos, calificó como un “nuevo Padre de La Patria para el Siglo XXI”.

No cabe duda, que hoy más que nunca es necesario poder hacer realidad su mensaje, para construir una sociedad mucho mejor. Un nuevo Padre de La Patria o un Padre para Chile, pueden ser buenos sinónimos. Lo importante es no quedarse estático. La historia de Chile tiene que cambiar. Hay que tomar nueva conciencia del verdadero sentido de ser un país solidario, donde todos tengamos pan, trabajo, estudio, respeto, derechos y alegrías. Una vida digna. Eso es responsabilidad de todos.

El Club de La Prensa que figura en el Registro Público de Organizaciones Receptoras de Subvención o Transferencia de acuerdo a la Ley N°19.862, y en el Registro Nacional de organizaciones del Instituto Nacional de Deportes de Chile, otorga por primera vez la distinción, con el objetivo de incentivar el quehacer positivo, entendiendo como tal aquel que resalta valores, principios éticos y morales, servicios y apoyo a la comunidad y al enriquecimiento de nuestro país.

A todos nuestros galardonados y a los invitados especiales que realzaron la primera ceremonia de entrega, los invitamos a transformarse en emisarios de San Alberto Hurtado, para que puedan renovar la fuerza y la creencia de que cada uno tiene otro hermano en quien volcar ayuda, para mitigar su dolor o su pena provocada por el acoso de la misma sociedad.

Comments are closed.